bannerweb

Las bases del sexo y de la seducción

El arte de seducir como tal no tiene bases directas, sino indirectas, es decir que éstas se basan en la naturaleza misma del hombre y de la mujer y sobre los conflictos y las afinidades de intereses que tienen. Comprendiendo perfectamente lo que el hombre y la mujer buscan mutualmente y basándose sobre esta realidad, tendremos también las bases de la seducción. También porque no hay que olvidar nunca que todas las grandes leyes y reglas se basan en la observación de la naturaleza y de sus grandes realidades, ya sea en la ciencia que en la psicología y en el comportamiento humano.

Hombres y mujeres tienen más o menos las mismas tendencias como seres humanos y diferencias fundamentales tanto físicas como psicológicas que los diferencian entre género masculino y femenino. Claramente a nosotros nos interesan sobretodo estas diferencias. Tomando en consideración ambos sexos y observando las diferencias de comportamiento y los objetivos que el varón y la mujer tienen entre sí, la psicología clásica ha demostrado desde hace tiempo que el hombre y la mujer sólo tienen tres cosas realmente en común, tres valores dominantes que cambian sólo en términos de prioridad: el sexo, el amor y la seguridad.

Para el hombre el valor dominante es sin duda alguna el sexo. El sexo es la primera cosa que el hombre ve, la primera cosa que lo atrae. Luego viene el amor. Después del sexo, lo que el hombre más busca en la mujer es el amor. Y, el final le toca a la seguridad. Claramente no se habla de seguirdad en términos de protección, ya que ningún hombre busca protección en la mujer, exepto en los casos de mésalliance, es decir en el caso de estos hombres que aspiran al matrimonio con mujeres socialmente superiores, pero no se trata de una regla.

Los factores de seguridad que el hombre busca en la mujer son principalmente cosas como la fidelidad, la dedicación, el sostén, etc. Estas cosas tienen cierta importancia para los hombres y para algunos tienen mucha importancia, sin embargo la seguridad sólo queda en el tercer lugar, a pesar de su importancia, para la mayoría de los hombres no es algo tan importante como el amor y sobretodo el sexo.
Ahora hablamos de la mujer. Aquí el orden de prioridad de los mismos valores y de las cosas que las mujeres más buscan en los hombres se invierte totalmente. En el primer lugar está la seguridad. Luego viene el amor y, en último, el sexo, que tiene cierta importancia y puede ser hasta muy importante para algunas mujeres, sin embargo el sexo sólo tiene el tercer lugar, a pesar de su importancia, para la mayoría de las mujeres no es algo tan importante como el amor, pero sobretodo la seguridad.

Resumiendo, el sexo es entonces lo último que la mujer busca en el hombre, mientras que para el hombre, es lo más importante. Repetirlo podrá parecerle pedante y puntilloso, pero préstele bien atención a esta diferencia porque es capital y es una de las causas mayores de todos los problemas de seducción y de todas las incomprensiones entre hombres y mujeres.

Note bien también que el amor es el único valor que tiene igual importancia en ambos sexos.
¿A qué nos referimos cuando hablamos de “seguridad” en el caso de las mujeres? Muchos pensarán en seguida a la protección. Claro está fuera de duda que mucha mujeres buscan protección en el hombre, pero no estamos hablando sólo de eso, en la realidad, el término seguridad tiene aquí un sentido mucho más amplio.

Seguridad para una mujer quiere decir atención, dedicación, cuidados, devoción, responsabilidades. Para una mujer es capital saber que nosotros pensamos en ella constantemente, que siempre nos preocupamos por ella y que queremos ocuparnos de ella. Aunque si hoy en día las mujeres son siempre más independientes y emancipadas, el concepto queda y tiene una significación más romántica que práctica o material. Lo que cuenta no es tanto lo que hacemos concretamente o lo que ella puede eventualmente pedirnos, sino el hecho que ella sienta que puede contar con nosotros en caso de necesidad. Una mujer no debería nunca pensar que podemos desatenderla, que somos inconfiables o que no nos preocupamos de ella.

Otra cosa muy importante son las atenciones que le damos a una mujer. Más le demostramos que tenemos para ellas gestos lindos, galanterías y piropos (entre otros) mejor es.
En el concepto de seguridad hay que considerar también factores como: afecto, romanticismo, autoconfianza, poder económico, protección, responsabilidad, fidelidad, sostén, guía, confianza, esmero y otros por el estilo.

Una vez que usted logrará hacerla sentir segura o una vez que podrá hacerle creer que puede darle esta seguridad que ella busca, se ha hecho el más grande camino.
Esto tiene importancia capital. ¿Por qué el hecho de hacer sentir a una mujer en seguiridad es tan importante? Al fin de cuentas, para nosotros los hombres lo que cuenta más es el sexo, si para una mujer el sexo no es tan importante como para nosotros, entonces ¿qué podemos hacer para resolver esta divergencia de prioridades y de visiones, obteniendo lo que para nosotros es lo más importante, el sexo?

Aquí están los dos principios fundamentales de la seducción:

Regla No. 1: Dale a las mujeres lo que ellas más buscan y obtendrás todo lo que querrás.

Regla No. 2: Cuando se le da seguridad a una mujer, ella responde con el sexo.

¿Ya entendió bien? Cuando una mujer se siente satisfecha en lo que ella considera su valor dominante, esta tiende a dar en cambio lo que para el hombre es lo más importante. En otros términos, regale seguridad a una mujer y obtendrá en cambio sexo. ¡Sexo!
Claro, todo eso sucede inconciamente, es psicología, es el concepto más básico que un hombre debe comprender en psicología femenina. Poco cuenta la manera de producir este efecto. El hecho de dar seguridad o la impresión de seguridad a una mujer tiene gran importancia, tanto al inicio que en el medio de una relación.

Comprender la diferencia de prioridad entre los tres valores comunes en ambos sexos y saber manipular esta realidad a favor suyo es esencial tanto como para comprender mejor a las mujeres que para obtener de ellas lo que querrá.

Nuestro programa analiza distintos aspectos relacionados con la seguridad. Claro, el programa completo no se limitará a eso. Aunque la seguridad tenga una gran importancia, sin embargo no es la única cosa importante. Hay otros factores en la seducción que cuentan, sobretodo si hablamos del atractivo personal, de la personalidad, de su forma de abordar y mucho más, sin dejar atrás los errores a evitar. Este programa se ocupará de todos estos otros aspectos.

Una vez que usted habrá bien comprendido las bases de la seducción y que sabrá aplicar todas las técnicas y los contactos en función de estas reglas, la seducción será para usted un juego de niños. Claramente, lo decimos aquí como en el programa, el seductor no es un mago, es simplemente alguien que sabe seducir y que lo hace bien. Haciendo un ejemplo con algo similar, la venta, hasta el mejor vendedor no venderá a todo el mundo. Sabe vender y vende a muchos, pero sólo podrá vender a aquellos que se dejarán convencer y que querrán dejarse convencer. Claro, el buen vendedor sabe convencer mucho más que el vendedor malo y vende mucho más. Sin embargo no le venderá a todo el mundo. Lo mismo vale para la seducción.

Dejar Comentario