bannerweb

El Bienestar corporal: una vida sana

El bienestar corporal es la integración completa del cuerpo, la mente y el espíritu. Mantener una actividad física regular, alimentarnos sanamente y permitirnos espacios libres son fundamentales para desarrollar una vida plena. Todo cambio puede resultar difícil al comienzo pero los resultados de sentirse bien se traducen en el aspecto. Conseguirlo es una cuestión de actitud, una suma de factores que mejorarán tu calidad de vida.

Es normal que al principio tengas que invertir una buena dosis de disciplina, pero la elección de sentirse bien pronto se convierte en algo espontáneo. ¿Estás dispuesta a comenzar hoy?

Una alimentación sana
Mantener una dieta equilibrada y conocer los alimentos que tu organismo necesita para estar en forma es fundamental para sentirse bien. No vale la pena obsesionarse con las dietas sino respetar las cuatro comidas diarias y aprender a combinar los alimentos. Antes de realizar cualquier dieta consulta con una nutricionista sobre los principios básicos de una alimentación sana.



Aquí tienes algunas claves:
En el desayuno: Incluye frutas o jugos naturales, cereales o yogur y puedes acompañarlos con una taza de leche, té o café (endulzado con azúcar negra) Los lácteos son una importante fuente de proteínas y calcio, por eso no te olvides de agregarlos a tu dieta.
En el almuerzo: Consume pollo y vegetales y trata de evitar las carnes rojas. Para reemplazar las proteínas de la carne puedes prepara una ensalada con abundante atún (al agua) o pesado cocido al vapor o a la plancha.

En la cena:
Lo ideal es cenar dos horas antes de irte a dormir y consumir algo liviano. Reduce las grasas animales ya que contienen alto contenido de colesterol y evita el consumo de sal. Una porción de espinacas al vapor acompañadas con pescado a la plancha (aromatizado con hierbas frescas) o un timbal de arroz son una excelente opción. Una abundante ensalada de hojas verdes es otra sana alternativa para la última comida del día.

No al cigarrillo:
Si fumas asesórate sobre todos los métodos para dejar de hacerlo: parches de nicotina, chicles, acupuntura, hipnosis. Toma en cuenta que algunos métodos funcionan en determinadas personas pero lo importante es tomar conciencia del daño que producen la nicotina y el alquitrán a la salud. Confía en tu instinto para elegir el mejor método para dejar de fumar. Es conveniente consultarlo con tu médico de cabecera quien te podrá dar una visión más amplia sobre las ventajas y desventajas de cada una de las opciones. Es probable que al comienzo del tratamiento para dejar de fumar aumentes algunos kilitos ya que el metabolismo se hará más lento cuando tu organismo elimine la nicotina. Pero no te preocupes que esto es temporal y tu salud lo vale.

El ejercicio físico:
El ejercicio físico es un hábito que no debes descuidar si lo que buscas es proyectar una actitud positiva hacia la vida. Hacer deporte o simplemente salir a caminar despeja la mente y ayuda a reflexionar y organizar las demás tareas que encares con mayor energía. Además es un factor importante en el control de peso. Con veinte minutos diarios es suficiente. Toma en cuenta que tu cuerpo dice mucho acerca de tu persona y su principal enemigo es el sedentarismo.

Algunos consejos para estar en forma:
– Camina a paso firme y sostenido durante 40 minutos a diario.
– Andar en bicicleta o nadar mejora la función muscular y articular.
– Después de hacer ejercicio realiza una rutina de elongación.



Dejar Comentario